Capitana de su alma

Fue un viaje difícil, navegó por un mar de dudas, entre mareas acusadoras, tempestades cínicas y tormentas del qué dirán. Perseguida sin cesar, acosada y desbordada desde que decidió partir.

Le dijeron que no lo conseguiría, no al menos sola, desprotegida y sin mayor compañía que su orgullo. Permaneció fiel a sí misma, a sus valores y a su fe.

Golpeaban, embestían, pero continuó firme, decidida. Superó las amenazas y logró capitanear su alma. Lo que ellos ignoraban era que tras su frágil coraza se encontraba un corazón de hierro.

Capitán Quirós.